Pares de vocablos parónimos

Dos o más vocablos son parónimos si entre ellos existe relación o semejanza, sea esta por su etimología o solamente por su forma o sonido.

Podemos decir entonces que entre ‘infectar’ e ‘infestar’ y entre ‘prescribir’ y proscribir, dos pares de vocablos que ocuparán esta semana nuestra atención, hay una relación de paronimia.

La semejanza formal, fónica o etimológica entre palabras es el origen de muchas impropiedades léxicas, pero estas pueden (y deben) ser subsanadas consultando los diccionarios.

‘Infectar’ es transmitir a un organismo los gérmenes de algo que puede provocar enfermedad. Una persona con resfriado expulsa al aire en cada estornudo muchos virus que pueden infectar a otras personas cercanas. En sentido figurado, infectar es transmitir una persona a otra actitudes o ideas consideradas moralmente negativas. Como verbo pronominal, ‘infectarse’ es contraer una enfermedad por contacto con el agente patógeno que la causa (La posibilidad de infectarse de tifus es un riesgo al que están expuestas las personas que beben aguas residuales) o desarrollar gérmenes infecciosos una herida o una lesión (Se le infectó la herida y ha tenido fiebre). El nombre de acción correspondiente a este verbo es ‘infección’, que designa tanto la invasión y multiplicación de agentes patógenos en los tejidos de un organismo como la enfermedad causada por esta invasión de agentes patógenos.
 
‘Infestar’ es invadir o llenar por completo un lugar alguna cosa perjudicial, como animales o plantas, causando daños. Diremos entonces que el perro nos ha infestado de pulgas, que las cucarachas infestaban la casa abandonada, que los topillos infestan los campos o que el lugar está infestado de mosquitos. Cuando la plaga o lo que causa daño funciona como complemento, va normalmente seguido de la preposición ‘de’, como pueden apreciar en los ejemplos.

El verbo ‘infestar’ se emplea también en sentido figurado para designar el exceso de algo (incluidas personas), como, por ejemplo, en ‘La zona está infestada de rateros’, ‘Hay mucha gente infestada de prejuicios culturales’ o ‘Han infestado la ciudad de hojas de propaganda’. El nombre de acción correspondiente es ‘infestación’, que no debe confundirse con ‘infección’.

A la luz de la exposición anterior, constituyen impropiedades léxicas los usos de infectar por infestar (y viceversa), así como los de infección por infestación.

‘Prescribir’ es ordenar o decidir la obligatoriedad de una cosa. Si el sujeto de la acción es una persona con autorización académica o legal para ejercer la medicina (médico o facultativo), prescribir es mandar u ordenar que un paciente tome un medicamento o siga un determinado tratamiento. Diremos entonces que La Iglesia Católica prescribe el celibato de sus ministros y que El médico le ha prescrito reposo absoluto.

Como verbo intransitivo, prescribir es perder efectividad o valor un derecho, una acción o una responsabilidad por haber transcurrido el tiempo fijado por la ley. Un ejemplo de esta acepción es el enunciado ‘El derecho de usufructo prescribe con la muerte del beneficiario’.

‘Proscribir’ es prohibir algo, en especial un uso o una costumbre (Hay países que han proscrito la pena de muerte; La ley proscribe la venta de alcohol a menores de edad). También significa expulsar a alguien de un territorio determinado, especialmente por causas políticas. Con esta acepción funciona como sinónimo de ‘desterrar’ o de ‘exiliar’.

Los participios de ‘prescribir’ y de ‘proscribir’ tiene dos formas: ‘prescrito’ y ‘prescripto’ y ‘proscrito’ y ‘proscripto’. La primera de cada par, la regular, es la más frecuente en todo el mundo hispánico, aunque en el cono sur hispanoamericano (Argentina y Uruguay) se prefiere la segunda. Los sustantivos correspondientes son  ‘prescripción’ (para prescribir) y ‘proscripción’ (para proscribir).
 

4
 
 
© EL NORTE DE CASTILLA S.A.
Registro Mercantil de Valladolid, Tomo 356, Folio 162, Hoja VA1.044, Inscripción 52.
Domicilio social en c/ Vázquez de Menchaca, 10, 47008 - Valladolid
C.I.F.: A47000427

 

Vocento