En abril, aguas mil

En abril, aguas mil

Dice el refrán que el invierno no ha pasado mientras abril no es terminado. El cuarto mes del año se identifica con la inestabilidad atmosférica y con las lluvias. Por eso en muchas zonas se denomina abrilada, no sin cierto matiz peyorativo, al tiempo propio del mes de abril, en el que alternan momentos de sol y de lluvias. Muy frecuentes en los abriles lluviosos son las aguarradas o aguarradillas, lluvias que duran poco. A propósito de ellas –en otras zonas les dicen chaparrada, chaparrón, champlazo o charpazo– otro refrán reza: “Aguarradillas de abril, unas por ir y otras por venir”.

Muchas veces la diferencia está en la intensidad de la lluvia y/o en la duración. En un chaparrón o una chaparrada, términos del vocabulario estándar que todos conocemos, la intensidad es fuerte (recia según el Diccionario académico) y la duración corta. Son sinónimos de champlazo o de charpazo (términos que no registra el Diccionario). Un chaparrón fuerte es una barrumbada, una goterada o un borrascazo.

Cuando la duración es corta y la intensidad regular, se recurre al término algarazo. Si es leve, dura poco y además va mezclada con viento, burrifero o razada. Un golpe repentino de lluvia con viento fuerte es un turbiazo o un turbión. Cuando la lluvia es de poca importancia y sin sol se habla de borrasco, y de aguasol si sale el sol.

Llover torrencialmente es diluviar, pero en otras zonas andaluviar; llover con fuerza, chaparrear o, metafóricamente, atizar; llover a cántaros, jarrear; llover ligeramente cuando el tiempo está húmedo y muy nublado, barbazar, barbuzar o barciar; caer lluvia muy fina y fría, chuciar o llover en bernizo. Esa lluvia fina y constante que parece que no moja, pero que finalmente empapa, recibe nombres diferentes según las zonas. En zonas cercanas al País Vasco y Cantabria, chirimiri o sirimiri; las zonas noroccidentales prefieren orballo o fariña (porque cae como harina); y casi todas las zonas conocen calabobos, mojabobos, engañabobos o lluvia amorosa.

Cuando caen las primeras gotas antes de la lluvia o llovizna débilmente, se dice que chispea, pintea, pitinea, pintinea o finfinea.

1
 
 
© EL NORTE DE CASTILLA S.A.
Registro Mercantil de Valladolid, Tomo 356, Folio 162, Hoja VA1.044, Inscripción 52.
Domicilio social en c/ Vázquez de Menchaca, 10, 47008 - Valladolid
C.I.F.: A47000427

 

Vocento